D'allemand 1991

Galería Iriarte - Octubre 24

Un diálogo intenso con la naturaleza se percibe en la obra de Héctor D'allemand; somete los elementos paisajísticos a planteamientos netamente pictóricos.
A partir de un motivo origina una serie de ritmos, modulaciones y juegos cromáticos; propuestas que sólo se pueden alcanzar a través de una disciplina visual y una actitud crítica y espiritual.
Esta disciplina ajena a tentaciones vanguardistas, busca en la pintura un medio para hacer manifiesta una posición ante sus contemporáneos. Su búsqueda no agota posibilidades y es ahí donde radica la riquesa de su trabajo.
En su última obra los elementos plásticos adquieren mucha más autonomía; por eso, esta se hace más vital, más penetrante.

Julio César Cuitiva